martes, 22 de diciembre de 2009

CAPRICORNIO (22 DICIEMBRE-19 ENERO)

Art by Jessica Galbreth


"Yo utilizo"
Elemento: Tierra
Cualidad: Cardinal
Color: Negro, Marrón y Verde oscuro
Metal: Plomo
Regente: Saturno
Regente natural de la 10ª casa
Rige: Rodillas, piel y huesos.
La entrada del Sol en Capricornio, el décimo signo del zodiaco, corresponde al Solsticio de Invierno, la noche más larga del año, a partir de la cual los dias comienzan a alargarse y en la cual se celebra desde tiempos inmemoriales el renacimiento del Dios Sol, el Rey del Roble...Pan, Cerunnos, el Astado..., cuyas reminiscencias probablemente estén reflejadas en el macho cabrío que representa a este signo.

Para los sumerios la constelación de Capricornio era Suhur-mash, la "cabra-pez", asociada a Enki o Ea, el dios de la fertilidad, cuyo reino era el "apsu", el agua dulce; para los griegos y los romanos Capricornio era el dios Pan , dios pastoral de la fertilidad y la naturaleza salvaje, al cual se representaba como mitad cabra y mitad hombre; o en otras versiones la cabra Amaltea, quien amamantó a Zeus cuando éste, siendo un bebé fue escondido por su madre Rea de su propio padre, Cronos, que devoraba a sus hijos según nacian, temeroso de que uno de ellos le arrebatara su sobranía sobre los cielos (como finalmente sucedería); como agradecimiento por haberlo criado Zeus habría inmortalizado a Amaltea en la constelación de Capricornio.

Los nativos de Capricornio son personas de apariencia seria, incluso fria y distante. Controlan mucho sus emociones y ya desde su niñez desprenden un aire de madurez que les hace poco accesibles.

Pese a no ser un signo muy comunicativo a Capricornio le gusta tener poder, siente la necesidad de rinar allá donde va, pero de una manera digna y seria; sin embargo su dominio sobre los demás suele ser sutil.

La apariencia de dureza y frialdad que caracteriza a los Capricornio en el fondo no es más que un escudo, una forma de protegerse y salvaguardar su intimidad y sus sentimientos.
Es por ello que a la hora de establecer relaciones, ya sean de amistad o sentimientales, los Capricornio no son impulsivos en absoluto, más bien todo lo contrario; aunque una vez adquieren confianza con una persona son sorprendentemente cariñosos y emocionales.

Los nativos de Capricornio son trabajadores entregados, a menudo demasiado rígidos con ellos mismos y con aquellos que le rodean. Son personas independientes y muy individualistas, es por ello que a menudo muestran cierto desapego hacia su pareja, lo cual les permite no perder de vista sus objetivos, que ellos a menudo valoran por encima de todo.

A menudo los nacidos bajo el signo de Capricornio buscan personas alegres y extrovertidas, quizá porque este tipo de personas les ayudan a escapar de su propia rigidez y seriedad. Los nativos de Capricornio son especialmente compatibles con los nativos de Cancer y con los otros signos de Tierra: Virgo y Tauro.

Los Capricornio son ahorradores, pero también desean conseguir un estatus y a menudo gastan en bienes materiales que lo puedan reflejar.

Espiritualmente los Capricornio poseen una profundidad que no reflejan a primera vista y que no dejan traslucir muy a menudo.
Suelen inclinarse por creencias estructuradas y establecidas y gracias a su práctica en la consecución de objetivos en un individuo evolucionado esta puede traslucirse en que comprendan con claridad su propósito en esta vida.

domingo, 6 de diciembre de 2009

LA ESFINGE


En la mitología griega, la Esfinge era un monstruo con rostro y pechos de mujer, cuerpo de león y alas de águila.
Se la describía como a un ser malicioso y voluble, que sentía predilección por la carne humana.
Hy a quien hace a la Esfinge hija de Tifón y Equidna (aunque Hesíodo, que es el primero que la menciona, la hace hija de la Quimera y Ortro, el hermano del can Cerbero).
Hesíodo llama a la Esfinge “ruina de los cadmeos” , aludiendo a los tiempos en que llegó “desde la parte más lejana de Etiopia” para causar el terror en los campos que circundaban la ciudad de Tebas.
La diosa Hera envíó a la Esfinge a castigar al pueblo de Tebas.
La Esfinge se instaló en uno de los montes del oeste de la ciudad, el Ficio o el Antedón. Desde ahí se dedicó a asolar la campiña tebana destruyendo las siembras y matando a todos los que no fueran capaces de resolver sus enigmas. Mataba estrangulando, y algunas opiniones refieren que de ahí viene su nombre, ya que cerraba (sphíggein= cerrar) el paso del aire a los desafortunados que caían en sus garras.
Higinio refiere que la Esfinge propuso a Creonte, rey de Tebas, que si alguien era capaz de resolver uno de sus enigmas se iría para siempre; pero sino, mataría a quienes fallasen y seguiría destruyendo[18]. Apolodoro, no cree que el monstruo haya sido capaz de compromiso alguno, y propone que debe haber sido un oráculo el que revelara a los tebanos la forma de librase de la Esfinge.

Según Apolodoro, la Esfinge había aprendido el arte de formular enigmas de las Musas.
La Esfinge cantaba sus enigmas, así lo afirma Pausanias. Sófocles la llama “cruel cantora”.

El acertijo que proponí ala Esfinge era:
"¿Qué ser camina a cuatro patas por la mañana, a dos patas al mediodía y a tres patas por la noche?"
Nadie era capaz de resiolver el acertijo, y todos cuantos lo intentaron terminaron devorados por la monstruosa Esfinge.
Hasta que Edipo, el cual había sido abandonado por sus padres nada más nacer debido a una profecía uqe decía que sería el asesino de su padre y el amante de su madre, sin saber su verdadero origen tebano, llega a la ciudad. Antes de llegar a ella se encuentra con su verdadero padre, Layo, al cual mata (sin saber quien es en realidad).
Una vez en Tebas resuelve el acertijo que la Esfinge propone. Edipo respondió:
“Escucha, aun cuando no quieras, Musa de mal agüero de los muertos, mi voz, que es el fin de tu locura. Te has referido al hombre, que cuando se arrastra por tierra, al principio, nace del vientre de la madre como indefenso cuadrúpedo y, al ser viejo, apoya su bastón como un tercer pie, cargando el cuello doblado por la vejez".
La Esfinge, furiosa, tras escuchar la respuesta acertada de Edipo, se arrojó al mar, y el gobernador de la ciudad entregó a Yocasta en matrimonio a aquel que había logrado vencer al monstruo. Aunque el final de la historia es bastante trágico pues Yocasta, viuda de Layo, era la madre de Edipo, y cuando este se enteró de lo que había hecho terminó enloqueciendo y arrancándose los ojos.

Pero la Esfinge no pertenece unicamente a la mitología griega.
La Esfinge egipcia, a la cual Herédoto llama "Androesfinge", para diferenciarla de la esfinge griega, es similar a esta última , pero posee rostro de hombre y no tiene alas.
Las "crioesfinges", también egipcias, se diferenciarían por tener cabeza de carnero o halcón.
Encontramos a la Esfinge egipcia representada en un monumento de Giza. Hay quien dice que el rostro de esta enorme esfinge de piedra es el del faraón Kefret, mientras que otros defienden que es la representación del rosto de un dios.

En la mitología de Oriente Medio y Próximo también encontramos a la Esfinge, aunque en este caso, puede ser de ambos sexos, hombre o mujer. Son célebres por su sabiduría, y al contrario de la esfinge griega son seres tranquilos que se conforman con la veneración y las ofrendas de sus seguidores.

sábado, 5 de diciembre de 2009

EDIPO DE TEBAS


Edipo fue un mítico rey tebano, hijo de Layo y Yocasta (aunque en las versiones más antiguas del mito su madre se llama Epicasta) .
 

 La versión de su historia más conocida es la escrita por Sófocles en su tragedia "Edipo rey".
En ella se nos cuenta que al nacer Edipo el oráculo deDelfos profetizó que daría muerte a su padre y se casaría con su propia madre.
Horrorizados, los reyes ordenaron colgar al recién nacido de un árbol, con los talones perforados, para que se convirtiese en pasto de las fieras.
Sin embargo Edipo es hallado por el pasto Forbas, quien cuidaba los rebaños del rey de Corinto,y lo entrega a los reyes. Mérope (en otras versiones llamada Peribea) la esposa de Pólibo y reina de Corinto se hizo cargo del niño y le puso el nombre de "Edipo" que significa "pies hinchados". Edipo se convirtió al llegar a la adolescencia en un muchacho ágil y fuerte, pero los rumores de sus compañeros de juegos y el insulto por parte de uno de ellos sembraron en su mente la duda de si realmente era hijo de los reyes de Corinto y para salir de dudas se dirigió al Oráculo de Delfos.
Éste le advirtió que no retomase el camino a la patria, pues había de matar a su padre y yacer con su madre. Temeroso el joven de cometer semejantes crímenes contra quienes creía sus padres, decidió no volver nunca más a Corinto.

Atravesando la Fócide Edipo se topó con un hombre de porte majestuoso montado en un carro conducido por un auriga. En realidad estos eran el propio rey de Tebas, Layo, y su auriga Polifontes.
Tras una disputa por quien debía ceder el paso, Edipo, furioso, dio muerte sin saberlo a su propio padre.

Muerto Layo fue sucedido en el trono por Creonte, hermano de Yocasta. Por aquel entonces la diosa Hera, ofendida por los tebanos, descendientes de Cadmo, envió a un monstruo para que asolara la capital de los cadmeos.

Éste monstruo era la Esfinge, hija de Equidna y Tifón, la cual tenía rostro y pecho de mujer, patas y cola de león, y alas de pájaro.
Creonte ofreció la mano de su hermana Yocasta y el trono de Tebas a aquel que derrotara a la esfinge. Ésta había prometido que solamente volvería a las tierras Etíopes de las que había llegado y dejaría de asolar Tebas si alguien lograba resolver un acertijo que había aprendido de las Musas.

Muchos lo intentaron, pero todos fracasaban y eran consecuentemente devorados por el monstruo.

Edipo, al enterarse del ofrecimiento de Creonte y el premio por derrotar a la Esfinge se encaminó hacia Tebas, decidido a enfrentase al monstruo.
La esfinge, rodeada de los huesos de aquellos que no habían superada la prueba planteó a Edipo su acertijo: " ¿Cual es el animal que al amanecer camina a cuatro patas, al mediodía sobre dos y al atardecer con tres?" Edipo le respondió que aquel animal era el hombre, que siendo un infante gateaba, hasta que aprendía a andar y por tantio a caminar sobre dos piernas y en su vejez necesitaba un bastón en el que apoyarse.

La esfinge, furiosa porque Edipo había resuelto el acertijo, se suicidó arrojándose desde el monte Ficio contra unas rocas (en otras versiones la Esfinge se arroja desde la Acrópolis o es el propio Edipo quien lo hace).

Así Edipo contrajo, sin saberlo, matrimonio con su propia madre, con la que tuvo cuatro hijos: Eteocles, Polinices, Antígona e Ismene, y fue coronado como rey de Tebas.

Sin embargo, una terribel plaga descendió sobre la ciudad de Tebas y el oráculo de Delfos profetizó que esta no cesaría hasta que se vengara la muerte del rey Layo.

Investigando sobre el asesinato de Layo, Edipo se entera por boca de Tiresias, el adivino, de que él mismo es el causante de las desgracias de la ciudad, el asesino de su padre, y que convive con su propia madre, que es al mismo tiempo madre de sus propios hijos.



Al conocer el terrible descubrimiento Yocasta se suicida mientras que Edipo se arranca los ojos y huye al destierro, acabando sus dias como peregrino en el templo de las Euménides, en Colono.
Además de la conocida obra de Sófocles "Edipo Rey", cuya continuación es "Edipo en Colono" existen otras tragedias o versiones de la leyenda

Las primeras menciones se encuentran en la Ilíada y la Odisea.La más antigua de las dos, la"Iliada", nos habla, en el canto XXIII, en el que se describen los juegos mortuorios en honor de Patroclo, de uno de los competidores como un hombre que "había llegado a Tebas para asistir al entierro de Edipo, tras morir éste, y allí había ayudado a todos los cadmeos
Por su parte, en el canto XI de la "Odisea" aporta ya algunos deatalles acerca de la leyenda de Edipo, cuando Ulises desciende a los infiernos:

"Luego vi a la madre de Edipo, la bella Epicasta,
que cometió un gran error, ignorándolo su corazón,
al casarse con su hijo. Y éste, asesino de su padre,
se casó con ella, y los dioses lo dieron a conocer a los hombres.
Él permaneció en la amable Tebas y gobernó a los Cadmeos
sufriendo las penas dictadas por los dioses,
y ella descendió a los Hades, de puertas sólidamente cerradas,
pasando un lazo corredizo por el travesaño del techo.
Y, subyugada por la pena, dejó para él sufrimientos
como los que origina una madre de las Furias."Hesíodo, en las obras que conservamos, lo menciona una sola vez, pero entre ls fragmentos del llamado "Catálogo de Mujeres" encontramos una referencia al autor que se repite en varias ocasiones: "Hesíodo dice que cuando Edipo murió en Tebas, Argeida, mujer de Adrasto, vino con otras al funeral de Edipo"

La más antigua de las versiones del mito de Edipo, que se engloba dentro del Ciclo Tebano, es el poema "La Edipodia", (atribuída, entre otros autores a Arctino de Mileto) de la cual se conservan escasos fragmentos. En uno de ellos se nos menciona, sin embargo, a Euriganea como segunda esposa de Edipo, con lo que es muy probable que el mito originario difiriera en gran medida del que nos presenta Sófocles en su tragedia, ya que las anteriores versiones no nos hablan del exilio de Edipo e incluso, por las referencias le la "Iliada" podríamos suponer que murió en combate.

Hay por lo menos doce poetas griegos, además de Sófocles, cuyos escritos sobre Edipo no nos han llegado.
Se sabe que Esquilo escribió una Trilogía sobre Edipo pero de la que solo nos ha llegado la tercera parte, "Los Siete contra Tebas"
Séneca, romano, también escribió una tragedia sobre Edipo e incluso se cree que también lo hizo Julio César

Versiones ya posteriores a la Grecia y roma clásicas son la de Corneille (1659) y Voltaire (1718)

sábado, 28 de noviembre de 2009

LOS CENTAUROS


Los Centauros, seres pertenecientes a la mitología griega, poseían cabeza y tronco de hombre, pero de cintura para abajo tenían cuerpo de caballo.
Habitaban en las regiones montañosas de Acadia y Tesalia, al norte de Grecia y se les creía descendientes de Ixión, quien en una ocasión trató de seducir a Hera, la diosa suprema del Olimpo, esposa de Zeus. Como castigo Zeus creó a partir de una nube a Néfele, una mujer con el mismo aspecto que la diosa. Ixión cayó en la trampa y de esta unión nació Centauro, quien se unió a las yeguas manganesias, dando así origen a la raza de los centauros.

Los Centauros eran descritos como seres belicosos y pendencieros; amantes del vino y las peleas. Veneraban a Dionisos (Baco) y a Eros (Cupido), dioses del desenfreno y el vino, y el amor y la lujuria, respectivamente.
Entre ellos encontramos alguna excepción, como Quirón, Croto o Folo. Aunque hay quien considera a estos tres centauros una misma figura.

El más conocido de los centauros fue Quirón (Χείρων, "Kheírôn", "el inferior" de los hijos de Crono) , famoso por su sabiduría y por haber sido el maestro de muchos héroes griegos, tales como Teseo, Jasón, Heracles (Hércules) o Aquiles...e incluso del dios de la medicina, Asclepio, hijo de Apolo, al cual Quirón transmitió todos sus conocimientos sobre el arte de la medicina y las plantas medicinales.
De hecho existe una planta, la centaurina, cuyo descubrimiento se atribuía a Quirón uno de cuyos componentes es la centaurina, una sustancia amarga presente en otras plantas.

Se cuenta que Quirón nació de la unión entre Cronos y Filiria. Existen diferentes versiones acerca de esta unión; en algunas Filiria, escapando del acoso de Cronos, se convierte en yegua y éste, a su vez, en caballo, uniéndose en esta forma a ella. Otra versión cuenta que Rea, la esposa de Crono, iba a sorprenderlo en su infidelidad con Filiria y para evitarlo él se convirtió en un semental.
De esta unión, como ya hemos dicho, nació Quirón, el más sabio y famoso entre los centauros. Se dice que tras su nacimiento Filiria, bien por el horror de haber dado a luz a una criatura mitad humano, mitad caballo o por dar a luz al fruto de una unión no deseada, se convirtió en el árbol del Tilo.

En una ocasión Quirón salvó la vida de peleo, el padre de Aquiles, cuando éste, engañado por Acasto (cuya esposa había intentado seducir a Peleo y, tras ser rechazada lo había acusado de intentar violarla) lo acompañó a una cacería durante la cual le robó la espada y lo abandonó a su suerte entre los centauros.
Quirón no solo salvó a Peleo de sus temibles compatriotas, sino que le ayudó a recuperar la espada mágica que Acasto le había arrebatado.

Tiempo más tarde Quirón ayudó de nuevo a Peleo cuando Zeus lo eligió como esposo para la nereida Tetis. Zeus deseba casarse con Tetis, pero según una profecía el hijo que naciese de ambos destronaría a su padre; no queriendo que ningún otro inmortal disfrutase de la compañía de Tetis, eligió a Peleo como su esposo.
Sin embargo, tanto Zeus como Quirón sabían que Tetis se sentiría ofendida por tener que casarse con un mortal, así que el centauro llevó a Peleo a un arroyo donde la ninfa solía bañarse desnuda y aconsejó a Peleo que una vez la tuviese agarrada entre sus brazos no la soltase, pasase lo que pasase.
De este modo Tetis se convirtió sucesivamente en fuego, agua, león y serpiente; y por último en una enorme jibia. Sin embargo Peleo no la soltó y su persistencia llevó a la ninfa a enamorarse de él, con lo cual la boda pudo celebrarse sin problemas.
De la unión de Tetis y Peleo nacería el héroe Aquiles, cuya educación sus padres confiaron a Quirón.

Quirón murió tras una lucha entre Heracles y los centauros, cuando el héroe le disparó accidentalmente una flecha envenenada con sangre de la Hidra. Quirón era inmortal, pero el flechazo le produjo una herida dolorosa e incurable, razón por la cual Quirón cedió su inmortalidad a Prometeo y fue ascendido al firmamento en forma de la constelación de Sagitario (o según otros en la de Centaurus).

El centauro Folo, quien dio nombre al monte Foloe, en Arcadia, era también amigo de Heracles y poseedor de gran sabiduría, es por ello que algunas teorías sostienen que es el mismo Quirón bajo un nombre distinto.
De hecho su muerte también fue causada por una flecha de Heracles, la cual alcanzó accidentalmente a Folo durante la cacería del jabalí de Erimanto, uno de los doce trabajos del héroe.

Hay quien dice que la constelación de Sagitario no inmortaliza al centauro Quirón, sino a Folo, o incluso a Croto, un centauro famoso por ser hermano de las musas del monte Helicón, a las cuales amaba por encima de todas las cosas.

Otro centauro famoso, aunque no por su sabiduría ni su bondad, fue Neso, quien intentó raptar a Deyanira, la esposa de Heracles, mientras la ayudaba a cruzar el rio Euneo. Heracles le dio muerte con una de sus flechas envenenadas, pero, antes de morir, el centauro tuvo tiempo de convencer a la crédula Deyanira de que su sangre era un potente filtro amoroso, por lo que si alguna vez su marido le era infiel debía administrárselo para recuperar su amor.
Así fue que, tiempo más tarde, cuando Heracles abandonó a Deyanira por Iole, la primera empapó la túnica del héroe con la sangre envenenada de Neso y cuando este se la puso comenzó a sentir horribles dolores, pues el veneno quemaba su piel, de tal modo que para no prolongar su sufrimiento se inmoló en uina pira en lo alto del monte Etna. Deyanira, arrepentida tras ver lo que había hecho, se ahorcó.

Los centauros combinaban un imponente aspecto y la gran fuerza de un semental con cualidades humanas como la codicia, la lujuria o la arrogancia...siendo esta una peligrosa mezcla.

 Aficionados al vino y a las peleas casi tanto como a perseguir hermosas jóvenes y ninfas...en una ocasión irrumpieron en la boda de Pirítoo, hijo de Ixión con Hipodamia, y completamente borrachos, trataron de violar a la novia, aunque por suerte fueron vencidos pos los lapitas, ayudados por el héroe Teseo y el propio Pirítoo.
Esta lucha entre lapitas y centauros simboliza el enfrentamiento entre "civilización" y "barbarismo", personificado este último por los centauros. Probablemente este mito ilustre un conflicto real, siendo Teseo el representante de las tribus arias invasoras de Grecia, al lado del cual se pone Piritóo.
De los centauros también se cuenta que eran grandes astrólogos y que dominaban el arte de la adivinación.Las mujeres centauro (centauresas) no aparecen en la mitología griega original, sino que son un añadido posterior del pintor Zeuxis (siglo V a.C).






No se conoce con seguridad el significado de la palabra "centauro"; si bien se sabe que proviene del griego "Kentaurós" y hay quien la hace significar "cien fuertes" (fuerte como cien hombres) o "matador de toros", esta etimología no está comprobada.

Hay teorías que consideran la figura del centauro proveniente de la reacción de una cultura que no conocía la equitación, la minoica, ante la visión de los primeros jinetes, pertenecientes a otra cultura de origen nómada.
Otros autores, como Robert Graves, creen que la figura del centauro fue una reminiscencia de tribus pre-helénicas cuyo totem era el caballo.

jueves, 12 de noviembre de 2009

LAS CONQUISTAS DE ZEUS


Zeus, dios supremo en mitología griega clásica, es conocido, además de por su poder y su mortifero rayo, por sus numerosas conquistas y la descendencia resultante de éstas.
La mayor parte de las veces estas conquistas, uniones o violaciones simbolizan la "sumisión" de las diversas "diosas madre", diosas o ninfas locales al nuevo orden patriarcal, en el cual la divinidad suprema era masculina.

Por un lado, en todas las mitologías encontramos que un dios masculino destrona a las divinidades primigenias, la más importante de las cuales suele ser una "diosa madre". En la mitología sumeria tenemos a Marduk, que vence y asesina a la diosa Tiamat...en la mitología griega tenemos primero a Crono ( y antes que él a Urano y a Gea, cuya historia es en esencia la misma, razón por la cual la obviaré en este artículo), quien obliga a Rea a soportar que devore a los hijos de ambos.
Sin embargo Crono es vencido por su propio hijo, Zeus, quien cuenta con la ayuda de su madre.

Posteriormente la abuela de Zeus, Gea (o su propia madre, Rea) su rebela contra él con ayuda de los Gigantes, lo cual da origen a la Gigantomaquia, la lucha entre los dioses olímpicos y los Gigantes, la cual vencerían Zeus y sus aliados, simbolizando este episodio probablemente una rebelión del orden matriarcal preexistente contra el patriarcado.

En otro mito, Zeus viola a Rea, su propia madre, cuando esta le prohíbe casarse y transformada en serpiente trata de someterlo a sus designios.
Sin embargo, transformado en serpiente macho, Zeus la viola lo cual refleja también la "sumisión" de la primitiva diosa de la Tierra al nuevo dios masculino y probablemente esté relacionado con la usurpación por parte del patriarcado de las ceremonias agrículas y funerarias que hasta entonces habían estado reservadas únicamente a las mujeres.
La prohibición que hace Rea a Zeus acerca de contraer matrimonio puede estar relacionada con el hecho de que hasta entonces ni mujeres ni hombres practicaban la monogamia y el hecho de contraer matrimonio era un método de control sobre la sexualidad femenina para el nuevo patriarcado.

Zeus se convierte así en dios supremo, lo cual simboliza el triunfo del patriarcado sobre el matriarcado y, aunque sigue habiendo diosas, estas pasan a estar subordinadas al poder de Zeus, del que se las hace hijas o amantes.

Una de las titánides (diosas de primera generación), Metis, es engullida por Zeus tras yacer con ella y posteriormente de la cabeza de este último nace la diosa Atenea.
Al engullir a Metis (debido a un oráculo que profetizaba que cualquier hijo de un dios con ella destronaría a su padre) Zeus adquiere su sabiduría...así el mito convierte la sabiduría en una prerrogativa masculina, mientras que por otro lado hace a Atenea (cuyo culto era anterior al de Zeus) hija del dios supremo del Olimpo.

Zeus elimina a los Titanes en la Titanomaquia, y engulle a Metis, titánide del cuarto día, asociada al planeta Mercurio, la cual era regente del conocimiento y la sabiduría...de esta forma la sabiduría pasa a ser un atributo propio de Zeus.

Con la titánide Temis ("ley de la naturaleza") engendró a las Horas (las Cuatro Estaciones) y las Moiras (las Parcas), mientras que con Mnemosine (la memoria), otra titánide, engendró a las Musas (que en un principio eran solo tres y posteriormente su número aumentó a nueve y a las cuales anteriormente al triunfo de Zeus se consideraba hijas de la Madre Tierra y el Aire).

En la mitología clásica Zeus se desposa con su hermana Hera, a la que seduce transformándose en un cuco y logrando así que, compasiva, ella lo acoja entre sus pechos.
Hera ("dama") era una diosa madre prehelénica y probablemente su matrimonio (en algunas versiones obligado) con Zeus conmemore la conquista de Creta y la Grecia Micénica.


De la unión de Zeus con Hera nacieron Ares, dios de la Guerra (aunque según otras versiones éste nació, al igual que su hermana Eris, la discordia,cuando Hera tocó cierta flor) y Hebe, la cual fue copera de los dioses hasta que Ganimedes ocupó su lugar.
Homero considera a Hefesto, el dios del fuego y la forja, hijo de Zeus y Hera, pero la versión más extendida es que Hera lo concibió sóla, sin intervención masculina, celosa de que de la cabeza de Zeus hubiese nacido Atenea.

Las frecuentes aventuras amorosas de Zeus y los consecuentes celos de Hera, quien en los mitos finalmente siempre perdonaba a su marido y dirigía su venganza a las numerosas amantes y descendientes de éste, son probablemente también una "degradación" de la diosa que se ve subordinada a los deseos de su esposo, aunque también se les podría considerar castigos inflingidos por la diosa madre a sus sacerdotisas o representantes por "abandonar" el culto matriarcal y someterse al poder de Zeus.

Afrodita, cuyo mismo nombre significa "nacida de la espuma" fue convertida en hija de Zeus y Dione (una titánide u oceánide que primitivamente fue una diosa de la Tierra, semejante a Rea, también considerada esposa de Zeus- y por tanto asociada a Hera- en mitos primitivos).
Sin embargo, el nacimiento de Afrodita de la espuma del mar (lo cual la conecta con Eurínome, la diosa creadora del mito pelasgo) fue en un principio espontáneo, pasando después a considerarse nacida de la espuma provocada en el mar por los genitales de Crono y más tardiamente de la unión de Zeus y Dione, subordinándola así al orden patriarcal.

De la unión de Zeus con su hermana Deméter nacieron Core/Perséfone y Yaco (aunque algunas versiones hacen a este último fruto de la violación de Deméter por parte de Poseidón convertido él en semental y ella en yegua, el cual es de nuevo un mito que ilustra el triunfo del nuevo orden patriarcal y la apropiación de los misterios de la agricultura, de la cual era diosa Deméter).

Con Selene, diosa personificación de la Luna (de hecho era la "Madre" en la tríada compuesta por Diana, la Doncella, Selene, la Madre y Hécate o Core/Perséfone, la diosa en su aspecto de Anciana o Hechicera) se decía que tuvo a Pandia aunque probablemente en un origen esta fue hija de Pan (de quien posteriormente se hace esposa a Selene) personificación del primitivo dios salvaje de los bosques, de la virilidad y de la fertilidad masculina en su unión ritual con la diosa de la Luna.
También, según algunos mitos, Selene dio a luz al famoso León de Nemea (al cual dio muerte y cuya piel portó a partir de entonces el héroe Heracles -Hércules-), el cual habría caído de la Luna tras la unión de la diosa con Zeus.

Con Eurínome, diosa pelasga de la creación que posteriormente pasó a ser considerada una oceánide, se le hizo padre de las Carités o Gracias (quienes en realidad son una personificación de la triple diosa) y del dios fluvial Asopo.
Con la oceánide Pluto tuvo a Tántalo, quien divulgó los secretos divinos y dio de comer a los dioses la carne de su hijo Pélope, crímenes por los que fue condenado al eterno tormento en el Tártaro, sumergido en un lago, bajo un árbol de ramas repletas de frutas. Cada vez que Tántalo, desesperado por el hambre o la sed, intentaba tomar una fruta o beber algo de agua, éstos se retiran inmediatamente de su alcance, mientras que sobre su cabeza pendía una roca que amenzaba con aplastarle.

Con Maya, la mayor de las pléyades, diosas de las montañas hijas de Atlas y Pléyone, Zeus tuvo al dios Hermes. Ésta Maya probablemente esté relacionada con la diosa de la primavera Maia, a la cual los romanos dedicaron el mes de Mayo.

Con Electra, otra de las pléyades (no confundir con la hija de Agamenón y Clitemnestra, hermana de Orestes) tuvo a Dárdano (fundador de la estirpe real troyana), Iasión y Harmonía (aunque esta última es hija de Afrodita y Ares en la anterior versión, tebana)

Con Leto tuvo a los gemelos divinos Ártemis y Apolo se le hace padre, con Eris, diosa de la discordia, de Limos, el Hambre, aunque en un principio había sido engendrado sólo por ella.

Sin embargo Zeus no solo tuvo amantes entre las diosas, sino que también se unió con ninfas y mortales.

Se dice que la primera mortal amada por Zeus fue Níobe, hija de Foroneo (quien según algunas leyendas fue el primer hombre sobre la tierra), y que de esta unión nacieron Pelasgo, el ancestro de los pelasgos, primitivos habitantes de Grecia, y Argos, el epónimo de la anterior ciudad de Foronea a la cual puso su propio nombre


Con la reina Alcmena, cuyo nombre significa "poder de la Luna" de lo cual podemos deducir que en usus orígenes se trataba de una diosa lunar , tuvo a Heracles.
Según la leyenda, Zeus adoptó la forma de Anfitrión, el marido de la reina, para yacer con ella y de hecho ella creyó que era hijo de su propio esposo hasta que Tiresias, el adivino, le reveló la verdad.


Con Antíope tuvo a Anfión y Zeto y con la ninfa Calisto, perteneciente al cortejo de Artemisa tuvo a Arcas, el antecesor de los arcadios. Calisto ("la más bella") fue transformada por Zeus en osa, para esconderla de la celosa Hera, pero fue muerta por Ártemis, quien le disparó una de sus flechas, por haber violado su voto de castidad.

Según Higinio Zeus había seducido a Calisto bajo la forma de Artemisa, por lo cual, cuando la diosa sorprendió a Calisto bañándose en un río y advirtió que su vientre había crecido, preguntándole el motivo Calisto le replicó que era culpa suya y Artemisa, enfadada por la respuesta, transformó a Calisto en osa y la expulsó de su cortejo.
Zeus convirtió a Calisto en la constelación de la Osa Mayor y su hijo, Arcas, fue criado por la pléyade Maya y según algunas versiones a su muerte habría sido transformado en la constelación de Boötes, "el guardián de la osa".


En otra ocasión, tomando la forma de un águila, raptó a la ninfa Egina, quien dio a luz a Éaco, que se convertiría en rey de la isla que tomó el nombre de su madre (Egina) y a su muerte fue designado como uno de los jueces del inframundo, en el Érebo.

Transformado en lluvia fecundó a la ninfa Himalia y de su unión nacieron Esparteo, Cronio y Cito, mientras que con la ninfa Talía fue padre de los Palicos.

Con Carme se hizo a Zeus padre de Britomartis, una diosa cretense y con Dánae, hija de Acrisio, el rey de Argos, a la cual fecundó en forma de lluvia dorada, tuvo al héroe Perseo.

Con Elara, a la cual escondió bajo la Tierra para que no sufriese la ira de su esposa Hera, tuvo al gigante Tytus o Ticio, el cual a veceses considerado hijo de Gea, debido a su nacimiento de la Tierra.

Con la princesa argiva Ío, a quien convirtió en ternera para esconderla de Hera, tuvo a Épafo, quien fue rey de Egipto y a Ceróesa, quien a su vez sería madre de Bizante (quien según el mito sería el fundador de la cuidad de Bizancio, convirtiendo así su origen en argivo).


















Con Europa, princesa fenicia a la que se consideraba descendiente de Ío y a la cual raptó en forma de toro tuvo a Minos, el legendario rey cretense, Radamantis (estos dos fueron convertidos posteriormente en jueces del inframundo, junto con Éaco) y Sarpedón.

Con Lamia, reina Libia, tuvo a varios hijos, pero estos fueron devorados por su madre en forma de monstruo. Según algunas versiones Hera le quitó a sus hijos y la transformó en un monstruo con cuerpo de serpiente y cabeza y pechos de mujer que raptaba a los niños, mientras que en otras versiones se transformó en monstruo por la pena de haber perdido a sus hijos o los devoró una vez transformada en monstruo.

Con Laodamía tuvo a Sarpedón, rey de Licia, nieto del anterior Sarpedón hijo de Europa y Zeus, aunque hay autores que consideran que es el mismo personaje y lo hacen vivir tres generaciones.

A Leda, la esposa de Tindáreo, rey de Esparta, Zeus la sedujo en forma de cisne. Resultante de esta unión Leda puso un huevo (o en otras versiones dios) del que nacieron Helena, Clitemnestra y los Dióscuros: Cástor y Polideuco (Pólux), pero tan solo Pólux y Helena son considerados hijos de Zeus, siendo los otros dos descendientes de Tindáreo.
En otras versiones no es Leda sino Némesis, diosa de la justicia y la venganza, la seducida por Zeus en forma de cisne y por tanto madre de Helena y los Dióscuros.
Con Mera, hija del rey argivo Preto, tuvo a Locro y con Taigete a Lacedemón, esposo de Esparta y rey de la ciudad que luego tomaría su nombre (Lacedemonia, que posteriormente se conocería como Esparta).

Con Casiopea, esposa del rey Cefeo de Etiopía (con el cual tuvo a Andrómeda), se decía que Zeus fue padre del joven Atimnios.

Otra de las amantes de Zeus fue Sémele, madre del dios Dioniso, a quien la celosa Hera, disfrazada de nodriza, convenció de que su amante era tan solo un hombre normal; de esta forma en su siguiente encuentro con Zeus Sémele le rogó que le demostrase que era un dios apareciendo en todo su esplendor, y al hacerlo Sémele murió abrasada por los rayos que la divinidad despedía. Aún así Hermes fue capaz de salvar al hijo de ambos y lo cosió al muslo de Zeus, del cual nació Dioniso ("Dos veces nacido").
Se dice que más tarde Dioniso rescató a su madre del Hades y la hizo inmortal dándole el nombre de Tíone ("la ardiente") y según otras versiones Sémele fue la fundadora de la raza negra, una vez subió a los cielos, ennegrecida como estaba por los rayos de Zeus.

Estos son los principales "raptos" o "conquistas" de Zeus, los cuales, como ya hemos dicho, simbolizaban realmente la suplantación de cultos a diosas o ninfas locales por el nuevo orden patriarcal. Como ya hemos visto, de estas uniones a menudo se hacía nacer al epónimo de una ciudad, creando así un pasado y una linea de descendencia patrilineal.

domingo, 8 de noviembre de 2009

PERSÉFONE (PROSERPINA)

Perséfone ( en griego antiguo Περσεφόνη, Persephónē, "la que lleva la muerte") es, dentro de la mitología griega y romana, hija de Deméter (Ceres) y Zeus, es la esposa de Hades y por tanto diosa que reina en el inframundo, estando al mismo tiempo asociada a la primavera en su aspecto de doncella.

Perséfone recibía en un principio el nombre de Koré o Core ("doncella"), hasta que se convirtió en reina del inframundo. En mito del rapto de Perséfone es una alegoría sobre el ciclo de la naturaleza y también se asocia con antiguos ritos matrimoniales practicados en algunos lugares de Grecia que incluían un rapto simbólico de la novia por parte de su futuro esposo.

Hades, dios del mundo subterráneo, la secuestró mientras recogía flores acompañada de sus ninfas en el monte Etna.
Su madre, con ira y tristeza por la pérdida de su hija, provocó la esterilidad en la tierra y castigó a las ninfas que la acompañaban convirtiéndolas en sirenas por no haber intervenido.

Las cosechas se echaron a perder, el ganado, los animales e incluso los hombres se volvieron estériles, y el mundo sufrió una terrible hambruna.
Tras varios meses buscando a su hija desesperada e infructuosamente, Deméter se sentó en una roca del Ática, donde estuvo llorando durante nueve días seguidos.
Según la leyenda, sobre esta roca se fundó Eleusis, donde se construiría el santuario más importante dedicado a la diosa.
Céleo, rey de Ática, y su esposa Metanira, acudieron a reconfortar a la diosa, a quien tomaron por una pobre loca.
Por su amabilidad Deméter los bendijo concediéndoles dos hijos, Demofonte y Triptólemo, a quienes enseñó el arte de la agricultura.

Existen distintas versiones acerca de quién informó a Deméter sobre el paradero de su hija. Según algunas fue la ninfa Aretusa, según otras un pastor que había presenciado el rapto o Febo, el Sol, que todo lo ve; el hecho es que, en cuanto Deméter supo la verdad acudió al Olimpo para exigir a Zeus que interviniese.

Aunque en un primer momento Zeus argumentó que Hades no era un mal marido para Perséfone, la diosa siguió exigiendo el regreso de su hija y Zeus, incapaz de aguantar la agonía de la Tierra, y dándose cuenta de lo insostenible de la situación, quiso obligar a Hades a devolver a Perséfone, enviando a Hermes para rescatarla (en versiones anteriores es Hécate quien la rescata).


Hades la liberó con la condición de que no probase alimento alguno durante todo el viaje de vuelta, pero al mismo tiempo la engañó (en otras versiones Perséfone las come por propia elección, sin engaño alguno de por medio) y logró que se comiese seis semillas de granada, por lo cual debía volver al inframundo durante seis meses al año(en otras versiones las semillas son cuatro, dependiendo de la duración del invierno en el lugar donde se explicase el mito).
Otras versiones cuentan que estas semillas le fueron entregadas a Perséfone por Ascáfalo, siervo de Hades, a quien después Deméter transformó en lechuza como castigo (convirtiéndose esta en un animal portador de mala suerte).

Así Deméter debería pasar la mitad del año con su madre, en la tierra, y la otra mitad gobernando el inframundo junto con Hades. Cuando Deméter y su hija están juntas la tierra es fértil, mientras que los seis meses que pasa Perséfone en el inframundo la Tierra se vuelve estéril y fria. Fue durante su viaje para rescatar a Perséfone cuando Deméter reveló los Misterios Eleusinos.

Éstos eran una serie de ritos dedicados a Deméter (y a su hija Perséfone) en agradecimiento por la fertilidad de la tierra y por haber concedido la agricultura a la humanidad. Estaban relacionados con la vida terrenal y la vida tras la muerte, tránsito para el cual se preparaba a los iniciados.

Como hemos narrado, mientras Deméter buscaba a su hija Perséfone, habiendo tomado la forma de una mujer anciana llamada Doso, recibió la hospitalidad bienvenida de Céleo, el rey de Ática, y su mujer Metanira, a los que agradecida, bendijo con dos hijos, Demofonte y Triptolemo. Deméter planeó convertir a Demofonte en un dios, cubriéndolo y ungiéndolo con ambrosía, respirando suavemente sobre él mientras le sostenía entre sus brazos y su pecho, y haciéndole inmortal quemándolo sobre carbones al rojo vivo en la chimenea del hogar familiar cada noche, a espaldas de sus padres.

Deméter no pudo completar el ritual porque Metanira sorprendió una noche a su hijo en el fuego y chilló asustada, lo que enfureció a Deméter, quien lamentó que los estúpidos mortales no entendiesen el concepto y el ritual.

En lugar de hacer inmortal a Demofonte, Deméter decidió enseñar a Triptólemo el arte de la agricultura y, a través de él, el resto de Grecia aprendió a plantar y segar cultivos.
Triptólemo cruzó el país volando en un carro alado mientras Deméter y Perséfone cuidaban de él, ayudándole a completar su misión de educar a Grecia entera en el arte de la agricultura.

Deméter también habría convertido a Triptólemo en el primer iniciado en los Misterios Eleusinos.

Su culto tenía su santurio principal en Eleusis, en el Ática, allí donde habría sido hallada por Céleo y Metanira, y en los misterios eleusinos podían iniciarse hombres y mujeres de todas las clases sociales.
Estos misterios pretendían establecer una relación especial con los dioses y un conocimiento previo de la vida en el Más Allá y las personas que participaban en ellos estaban obligadas a guardar secreto acerca de los mismos. Por esa razón poco sabedos de este culto mistérico, aunque sí es seguro que existía un fuerte componente agrícola y sexual, además de una serie de misterios que permitían a los iniciados ciertos conocimientos sobre la vida después de la muerte. Una vez al año se celebrarban las Grandes Eleusinas, donde se iniciaban los nuevos candidatos y participaban todos los iniciados al culto.


Por su aspecto de "Diosa del Inframundo", estuvo prohíbido durante algunas épocas pronunciar el nombre de Perséfone, a la que se aludía con el nombre de Coré o diversos eufemismos. Cuando Ulises desciende a los infiernos se refiere a ella como "Reina de Hierro" y podría ser la Nestis que menciona Empédocles, filósofo y político griego del siglo V a.C.

Como reina del Hades solo mostró clemencia en una ocasión, cuando Orfeo descendió al inframundo y enterneció el corazón de sus soberanos tocando la lira para que le permitiesen recuperar a su esposa Eurídice, que había muerto tras ser mordida por una serpiente.
Hades y Perséfone le dijeron que concederían a Eurídice regresar a la vida, pero con la condición de que esta iría detrás de Orfeo en el camino de vuelta y él no podría volverse a mirarla hasta que hubieran salido del inframundo y estuvieran bajo la luz del Sol.
Orfeo guió a su amada con las notas de su lira por entre los oscuros senderos del Hades, pero cuando ya faltaba poco para alcanzar el mundo terrenal, no pudiendo resistir la curiosidad de si realmente Eurídice le seguía, Orfeo se giró, encontrando por breves momentos el rosto de su amada, que se desvanció para siempre


Otro mito (también relacionado con el ciclo anual de muerte y renacimiento de la naturaleza) en el que encontramos a Perséfone es el de Adonis, dios etermente joven y de gran belleza.

Existen varias versiones acerca del nacimiento de este dios, siendo la más extendida la que lo hace hijo de Mirra y el propio padre de ésta, que dependiendo de los autores es el rey Cíniras de Chipre, Fénix de Biblos o Tías de Siria (zonas de la que además es originaria el propio dios, que a menudo es asociado con el Dummuzi de la mitologías sumeria).

Mirra habría sido instigada al incesto por Afrodita por culpa de la presunción de su propia madre, Cencreis, que aseguraba que su hija era más hermosa que la mismísima diosa de la belleza.
Castigada por Afrodita a sufrir un amor incestuoso, Mirra primero intentó ahorcarse pero, sucumbiendo a sus deseos y aconsejada por su nodriza Hipólita recurrió a un engaño para yacer con su propio padre y tras emborrachalo se habría unido a él en la oscuridad durante doce noches, durante una de las cuales quedó encinta.
Su padre la habría descubierto en la última noche y, furioso, la habría perseguido con su espada, dispuesto a darle muerte si los dioses (en algunas versiones la propia Afrodita), compadecidos, no la hubiesen convertido en un árbol que lleva su nombre, cuya sabia aromática se asocia a las lágrimas de Mirra.

Al cabo de un tiempo la corteza del árbol se abrió, dando nacimiento a Adonis. Según algunas versiones fue el propio rey quien abrió la corteza con su espada o un jabalí que golpeó al árbol con sus colmillos.

Según Apolodoro sería hijo de Cíniras, Rey de Pafos (Chipre) y Metarme, hija de Pigamalión y sacerdotisa de Afrodita, mientras que Hesíodo menciona a Fénix y Alfesibea como sus padres.


Afrodita, embelesada por su belleza lo habría escondido en un cofre y llevado a Perséfone, a quien pidió que se lo guardase.

Pero cuando la diosa del inframundo, movida por la curiosidad, descubrió lo que guradaba el cofre tampoco pudo resistirse a los encantos de Adonis y se negó a devolverlo.

La disputa, arbitrada por Calíope, musa de la poesía épica y la elocuencia o por el mismisimo Zeus, se solucionó decidiendo que el joven pasaría cuatro meses del año con Perséfone, cuatro con Afrodita y los otros cuatro con quien él desease.
Algunas versiones atribuyen la muerte de Orfeo, hijo de Calíope, a una venganza de Afrodita por este arbitraje,ya que no consideró que el veredicto de Calíope satisficiese sus derechos. Así, Orfeo, tras perder a Eurídice, loco de dolor, se retiró al monte Pangeo, donde habría terminado siendo despedazado por las Ménades, que según esta versión lo habrían hecho incitadas por Afrodita.

Sin embargo, Afrodita, gracias a su ceñidor, habría convencido al joven de que pasase estos últimos cuatro meses con ella e incluso escatimase la parte del año que correspondía a Perséfone.
La diosa del inframundo habría incitado Ares, dios de la guerra y amante de Afrodita, diciéndole que esta ahora prefería a un mortal, y el dios, furioso y cegado por lo celos, se habría transformado en jabalí para, durante una cacería dar muerte al joven Adonis.
En otras versiones es Apolo, dios del Sol, quien se vengaba de esta manera por la ceguera que Afrodita había causado a su hijo Erimanto por verla desnuda mientras se bañaba.
Por cada gota de sangre derramada del cuerpo de Adonis nació una anémona o, según otras leyendas, una rosa, que habría sido la primera de color rojo cuando Afrodita la tiñó con su sangre al pincharse con sus espinas intentando cogerla.

Algunas leyendas mencionan una nueva disputa tras el renacimiento como dios de Adonis, que Zeus habría solucionando concediendo la compañía del joven dios a Perséfone durante la mitad sombría del año (invierno) y a Afrodita durante la mitad luminosa (verano).
Adonis es asociado a Dionisos y Osiris y algunas teorías sostienen que en su arquetipo encontró la cultura cristiana la prefiguración de la imagen de Cristo resucitado.

Perséfone es raptada en otra ocasión, cuando ya es reina del inframundo, por Piritoo, amigo del héroe Teseo, ya que ambos se habían prometido casarse con sendas hijas de Zeus.
Teseo habría escogido a Helena y Piritoo a Perséfone.
La primera fue rescatada por sus hermanos los Dióscuros (Castor y Polux) mientras Piritoo y Teseo la dejaban al cuidado de Etra, madre del segundo, para secuestrar a Perséfone.
Hades habría recibido a ambos con fingida hospitalidad, invitándoles a un banquete, pero cuando se sentaron fueron incapaces de levantarse y las serpientes se enroscaron en sus miembros. Teseo fue rescatado por Heracles, pero el héroe no tuvo tiempo para liberar a Piritoo y éste debió quedarse alli para toda la eternidad.

Otro mito cuenta como Perséfone transformó a Mente o Menta, ninfa asociada al rio Cócito, en la planta que lleva su nombre al descubrir que su esposo Hades la cortejaba.

Algunas tradiciones atribuyen a Perséfone la maternidad de Melinoe (Μελινοε, "pensamiento oscuro"), diosa griega de los fantasmas que cada noche descendía a la tierra acompañada de un séquito de fantasmas.
Se cree que era adorada en los Cultos Órficos y estaba asociada a las ofrendas propiciatorias que se realizaban a los muertos. La leyenda atribuye su paternidad bien a Zeus, quien habría tomado la forma de Hades para seducir a Perséfone a orillas del rio Estigia o bien al propio dios del inframundo.

De la unión de Perséfone y Zeus (o de Zeus con Deméter), que otras veces el dios realiza transformado en serpiente nació también, según algunas tradiciones, Zegreo, un aspecto del dios Dionisos. Esta versión parece también ser propia de los Misterios Órficos.
Perséfone habría entregado a Zagreo a Apolo y los Curetes, quienes lo ocultaron en el monte Parnaso. Pero Hera, celosa ante una nueva infidelidad de su esposo Zeus, habría enviado a los titanes en su busca, quienes, después de encontrarlo, lo habrían despedazado, devorando sus miembros.
Apolo, o en otras versiones Atenea, habría logrado salvar el corazón de Zagreo, que entregaría a Zeus. Este último , según las diferentes versiones pudo haberse tragado el corazón de su hijo, haciéndolo renacer bajo la forma de Dionisos (o según otras versiones bajo el nombre de Yaco), o pudo hacer tragar el corazón a Sémele, quien habría sido la segunda madre del dios.
Según esta historia los titanes, entonces habrían sido eliminados por Zeus y de sus cenizas habría nacido la humanidad (hecho que explicacaba para los Misterios Órficos, el origen de la maldad del se humano).

Una enciclopedia bizantina del siglo X habla de una "Macaria", supuesta diosa de la muerte cuya paternidad atribuye a Hades y Perséfone pero no hay menciones previas de la diosa como hija de la pareja.



En cuanto al origen de Perséfone como diosa, se cree que su culto podría remontarse al período Neolítico he incluso hay quien la asocia a la "señora del laberinto" de Cnosos.
En la historia de Perséfone podemos ver reflejados, además del ciclo estacional propiamente dicho, los tres aspectos o edades de la diosa a través de Coré, como la doncella o ninfa, Deméter como madre y Perséfone en el aspecto de anciana o hechicera; o, si tenemos en cuenta el rescate por parte de Hécate a esta última sustituyendo a Perséfone como anciana/hechicera lo que aumenta las posibilidades de que su culto se remonte a épocas mucho posteriores, desde las que se rendía culto a la triple diosa.

sábado, 7 de noviembre de 2009

EL ZODÍACO


El Zodiaco es un sistema astronómico de coordenadas basado en la división en partes iguales de la banda imaginaria que forman los planetas y el Sol al moverse con respecto al resto de estrellas y constelaciones.
Estas trayectorias aparentes forman una estrecha franja (imaginaria) en el cielo conforme pasa un año Esta franja está dividida en doce sectores imaginarios, uno por cada mes del año y cada uno contiene una constelación tradicional a la cual debe su nombre (griegos y romanos eligieron el nombre de la más destacada en cada sector.)
La palabra zodíaco, de origen griego, significa "camino de animales" o "círculo de animales", de hecho la mayoría de las constelaciones que forman el zodíaco tienen nombres de animales.
Isaac Newton tenía la teoría de que todos los signos zodiacales rendían homenaje al mito de Jasón y los Argonautas en su búsqueda del vellocino de oro, mientras que otras teorías los asocian a cada uno de los doce trabajos del héroe Heracles (Hércules).
Aries, el carnero, representaría al propio vellocino de oro; Leo al león de Nemea, cuya piel vestía el héroe Hércules; Géminis a los Gemelos Cástor y Pólux, quienes participaron en el viaje; Tauro haría referencia a la prueba de uncir los dos bueyes que escupen fuego,o según otra versión, la más popular, es Zeus transformado en Toro para raptar a Europa; Cáncer sería la Hidra de Lerna, a la cual mató Hércules, o en la versión de Newton, Helios, el abuelo de Medea ; Virgo representa a Astrea o Niké, diosas de la justicia , o bien Ceres, la diosa de la agricultura y las cosechas, o según la teoría de Newton la sacerdotisa virgen que custodiaba el vellocino, asociándose también con el noveno trabajo de Heracles: robar el cinturó de Hipólita, reina de las Amazonas; Escorpio encarnaría al escorpión que picó y mató a Orión; Libra (que en un principio no existía) eran las pinzas de Escorpión y más tarde fue asociada a la balanza sostenida por Astrea, diosa de la justicia, debido a la proximidad entre Virgo y Libra; Sagitario representa al centauro Quirón, tutor de Jasón; Capricornio es la constelación dedicada a Amaltea, la cabra que amamantó a Zeus y a la cual éste en gratitud convirtió en constelación; Acuario es Aganímedes, el escanciador de Zeus, o según otra versión el aguador del rio Erídano; y Piscis representaría a Venus y Cupido convertidos en peces huyendo del monstruo Tifón.

Pero el concepto de zodíaco existía ya antes de las civilizaciones griega y romana.

Los antiguos babilonios poseían un zodíaco distinto, integrado por diecisiete signos: Mulmul, las estrellas ( las Pléyades);Guanna, el toro celeste (Tauro); Sipazianna, el pastor celeste (Orion); Sugi, el antepasado (Perseo); Gam, el báculo (parte de Auriga); Mastababagalgal, los grandes gemelos (Geminis); Allul, el cangrejo (Cancer); Urgula, el león (Leo); Absin, el surco (Virgo); Zibanitu, la balanza (Libra); Girtab, el escorpión (Escorpio); Pabilsag, el arquero (Sagitario); Suhurmash, la cabra pez (Capricornio); Gula, el gigante (Acuario); Simmah, las colas de la golondrina ( parte de Pegaso, de Piscis y de Equuleus) ;Anunitu, la dama celeste ( parte de Piscis) );Luhunga, el campesino (Aries)

Además de el zodíaco occidental, de origen grecorromano, existen otros sistemas zodiacales como el chino o el hindú o reconstrucciones de sistemas zodiacales como el maya, el azteca o el céltico.

Según algunas teorías astronómicas actualmente nuestro sistema zodiacal estaría desfasado, ya que el Sol pasa también por la constelación de Ofiuco.

jueves, 5 de noviembre de 2009

BANSHEE

Art from http://www.nivroc.deviantart.com


La Banshee (ˈbænʃiː, del gaélico "bean sídhe", "mujer de los túmulos") es una criatura perteneciente al folklore irlandés. Son consideradas espíritus femeninos, de origen feérico, que sirven a las principales familias irlandesas, anunciando mediante lamentos y alaridos utraterrenales o apariciones la muerte de uno de sus miembros.

A menudo es descrita como una anciana de rostro horrible con larguísimos cabellos plateados y ojos rojos a causa del llanto. Sus ropas suelen ser verdes, portando encima de las mismas una capa gris, aunque también se la ha descrito como a una mujer envuelta en un sudario; otros colores que se atribuyen a su vestimenta suelen ser el blanco, el rojo y el negro.

Entre sus diversas representaciones encontramos los tres aspectos de la divinidad femenina: una joven, una matrona y una anciana, probablemente por su asociación y relación con la diosa celta de la guerra y la muerte en sus tres aspectos: Badb, Morrigan y Macha ya que La Morrigan también era conocida en algunas leyendas como la "Lavandera de los Vados", pues se aparecía a los que iban a morir lavando en el agua del rio sus propias ropas ensangrentadas.
De hecho la banshee es conocida también como la "bean nighe" ("lavandera") y se dice que pertenece a los "aos sí" ("gentes de los túmulos"), espíritus supervivientes de las deidades o criaturas feéricas veneradas por los celtas antes de la introducción del cristianismo, que han sido denominados por algunos teosofístas o celtas cristianizados como "angeles caídos".

Como mensajera del Otro Mundo se creía que servía a las principales familias Irlandesas, que tradicionalmente eran cinco: los O´Neill, los O´Brien, los O´Connor, los O´Grady y los Kavanagh aunque posteriormente su influencia se habría extendido a otras familias importantes o descendientes de las anteriores.
La fidelidad de la banshee la obliga a seguir a la familia a la que está asociada o a la que sirve allí donde esta vaya y cuando esta próxima la muerte de uno de sus miembros suele aparecerse en los alrededores de la casa, aunque a veces no adopta ninguna forma física sino que se simplemente son escuchados sus alaridos sobrenaturales, perfectamente reconocibles.

Según cuenta una leyenda, el "caoine" (pronunciado "keen"), canto funeral tradicionalmente Irlandés, estaría inspirado en los lamentos de las Banshee. Éste solía ser entonado en los funerales por un grupo de cuatro mujeres (mna caointe) y aún puede ser escuchado en algunas zonas rurales.

Una de las banshee más famosas habría sido Aibhill, o más correctamente Aibhinn ("la encantadora"), espiritu tutelar de la casa de Cass, quien "servía" a la familia de los O´Brien.
En sus orígenes Aibhinn probablemente fuese una antigua diosa local, considerada protectora de este clan ancestral, ya que se la menciona como hermana de Ainé (divinidad céltica asociada al amor y la fertilidad).

Las "Memorias" de Lady Ann Fanshawe, aristócrata inglesa, relatan la supuesta aparición de una banshee durante su estancia en la casa de los O´Brien:

“Aparté la cortina y, en el marco de la ventana, vi a la luz de la luna a una mujer inclinada en la ventana, a través del marco, vestida de blanco, con el pelo rojo y el rostro pálido y cadavérico: en voz alta, y en un tono que nunca había oído antes, dijo tres veces ‘Un caballo’; y después, con un suspiro más parecido al viento que al aliento, desapareció y su cuerpo me pareció más semejante a una nube espesa que dotado de sustancia ”

Al día siguiente Lady Fanshawe fue informada de que durante la noche uno de los miembros de la familia había muerto. Según cuenta, cuando informó a su anfitriona la aparición que había visto durante la noche ésta le explicó que se trataba del espíritu de una mujer que, mucho tiempo atrás, había quedado encinta de uno de sus antepasados, el cual tras daberlo, le habría dado muerte y arrojado su cuerpo al rio que discurría bajo la ventana de la habitación de invitados.
Esta explicación es reflejo de una creencia tardía según la cual las banshee serían a menudo los espíritus de mujeres que habrían sido asesinadas o muerto durante el parto.

Se cree también que cuando aparecen varias banshees al mismo tiempo se anuncia la muerte de un monarca, alguien importante o sagrado.

ASTROLOGÍA

 
La astrología es una ciencia mediante la cual se estudia la influencia de los astros, según su posición y tránsitos, en la personalidad y la vida de las personas.La palabra proviene del griego y significa “Estudio de las estrellas”.
Antiguamente la Astrología era considerada como hoy en día la Astronomía (la Astronomía es el estudio científico de la bóveda celeste).

Hoy en día la astrología ha pasado a ser una “ciencia” adivinatoria, que sigue teniendo mucho prestigio popular pero es clasificada como superstición desde el punto de vista racional y científico.

La astrología define nuestro potencial, no nuestro destino. Los astros influyen en nuestra personalidad y nuestras vidas, no las determinan. Además de la posición de los astros en el momento de nuestro nacimiento existen un montón de factores determinantes de nuestra personalidad, la cual se va configurando a lo largo de nuestras vidas; por supuesto no se puede dejar de lado factores como las experiencias propias, las influencias ambientales, culturales y geográficas a favor de lo que digan los astros.

La astrología no pretende ser una ciencia exacta ni determinante (aunque haya personas que pretendan presentarla como tal).

Personalmente considero la astrología desde el punto de vista de armonización y sintonía con la naturaleza y el universo. Creo firmemente en la influencia de los astros en nuestras vidas, pero hasta cierto punto, ya que los que hacemos y construímos nuestras vidas y futuros somos, finalmente, nosotros mismos.

Si la Luna influye por ejemplo sobre las mareas, los estados anímicos y los ciclos de la mujer, ¿porqué no iban a hacerlo el resto de astros?

miércoles, 4 de noviembre de 2009

HELIOS Y FAETÓN


Helios, dios preolímpico del Sol (posteriormente se convitió en personificación de éste, al ser "sustituído" por Apolo), engendró a Faetón (en griego Φαέθων Phaethon, "brillante", "radiante") con Clímene.
Otras versiones hacen de Faetón el hijo que Eos, diosa de la aurora, tuvo con Céfalo, el cual Afrodita robaría cuando no era más que un niño, para convertirlo en un daimon, guardián nocturno de sus más sagrados santuarios.
Los amigos de Faetón a menudo se burlaban de él, poniendo en duda el que fuese hijo de un dios. Incluso su propia madre lo puso en duda en una ocasión.
Faetón, cansado de las burlas decidió visitar a su padre. Se dirigió pues al magnífico palacio del dios Sol, y aunque en un primer momento no pudo acercarse a su padre, pues los rayos que salían de la cabeza de éste le cegaban, Helios los apartó a un lado y mostró a su hijo todo su afecto, jurando por el rio Estigia darle aquello que le pidiese.
Sin dudarlo un momento, Faetón le pidió que le permitiese conducir el carro del Sol duurante un día entero.
Cada día, Helios conducía su ardiente carro de oro a través del cielo proporcionando luz y calor a dioses y mortales. Al anochecer se sumergía en el océano occidental, desde donde era conducido en una copa de oro de regreso a su palacio de Oriente. Sólo Helios podía controlar los feroces caballos que tiraban de su carro fogoso, cuyos nombres eran Flegonte (‘ardiente’), Aetón (‘resplandeciente’), Pirois (‘ígneo’) y Éoo (‘amanecer’).
Por esta razón, Helios intentó disuadir a su hijo, pero Faetón insistió tanto que el dios del Sol no tuvo más remedio que cumplir su promesa.
Tras cubrir el rostro de Faetón con un aceite que lo protegiese del calor de los rayos solares, le dio importantes instrucciones acerca del camino a seguir y de como manejar a los caballos.
Sin embargo, Faetón estaba demasiado impaciente como para escucharle.
El joven salió al punto, pero en cuanto los caballos se elevaron hacia el cielo, se dieron cuenta de la falta de experiencia del jinete y se desbocaron.
Primero giraron demasiado alto, de forma que la tierra se enfrió. Luego bajaron demasiado, y la vegetación se secó y ardió. Faetón convirtió accidentalmente en desierto la mayor parte de África , quemando la piel de los etíopes hasta volverla negra.
Consciente del peligro que corría la Tierra, Zeus se vio obligado a intervenir golpeando el carro desbocado con un rayo para pararlo, y Faetón, cuyo cuerpo cayó envuelto en llamas, se ahogó en el río Erídano (Po).
Su amigo Cicno se apenó tanto por su muerte que los dioses lo convirtieron en cisne.
Sus hermanas, las helíades, también muy apenadas y fueron transformadas en alisos o álamos, según Virgilio, convirtiéndose sus lágrimas en gotas de ámbar.


lunes, 2 de noviembre de 2009

POMONA


Pomona era, en la mitología romana, la diosa de la fruta y de los árboles frutales, los jardines y huertos; también le estaban consagrados el olivo y la vid. Sus atributos eran la manzana, el cuchillo de podar, la hoz y en algunas representaciones, la jabalina.
Su nombre proviene del latín "pomun", "fruta" y es llamado por ello Patrona pomorum, "señora de los frutos".
A diferencia de la mayoría de dioses de la mitología romana, no posee una contraparte o diosa asociada dentro de la mitología griega, por lo que su origen seguramente se halla en alguna deidad menor, ninfa o dríade asocieda con los árboles frutales que iría cobrando importancia al mismo tiempo que la provincia en la que se le daba culto. De hecho en otros pueblos itálicos eran veneradas divinidades de nombre y funciones similares a los de Pomona, pero de genero masculino en su mayoría, como Pomo o Pomonus (a quien se cita el sacrificio de una pécora en la Tavole di Gubbio) o Poemonio (citado en la Pietra di Scoppito).
Pomona era uno de los "Numina" (del latín "numen", "presencia") deidades primitivas, guardianes y protectores en la mitología romana, compartiendo el patronazgo sobre huertas y jardines con su esposo Vertumnus y con la diosa Flora.
Su culto estaba a cargo del Flamen Pomonalis, uno de los doce (catorce durante la república) flamines minores.

Pomona es descrita por Virgilio como una ninfa que pasaba el dia cuidando de los árboles de su jardín, experta en la poda y el injerto, apenas prestaba atención a la multitud de pretendientes que la cortejaban, entre los que se contaban Príapo (dios pastoral de la fertilidad), Sileno (sátiro que formaba parte del cortejo del dios Dionisos) y otras deidades del bosque, faunos y sátiros.

Solo Vertumnus, deidad de las estaciones y los árboles frutales, al que al principio también rechazó, consiguió conquistar su corazón con amor y perseverancia.
Así, tomo muchas y diferentes formas para cortejarla: la de un arador (la primavera), un pescador (el verano), ahora una segadora (el otoño)....finalmente se acercó a ella disfrazado como una vieja mujer (el invierno) y la felicitó por los hermosos frutos que daban sus árboles, abrazándola de todo corazón. Entonces, le mostró un olmo al que se entrelazaba una vid y comenzó a defender las bondades del amor, contándole la historia de amor de Anaxareta, una muchacha perteneciente a una noble familia de Chipre que era amada por el pastor Iphis. A pesar del ferviente amor que este le profesaba Anaxareta lo trataba con frialdad, comportamiento que hizo que Iphis se ahorcase. Aun viendo el cuerpo que, por su causa, yacía sin vida, Anaxareta no se conmovió y Afrodita la transformó en roca como castigo a su falta de sentimientos.
Esta historia enternació el corazón de Pomona, momento que Vertumnus aprovechó para mostrarle su verdadera identidad y declararle su amor. Pomona no se resistió y aceptó su amor.

El episodio de amor de Pomona y Vertumnus fue ampliamente representado por los pintores neoclásicos ya que durante el renacimiento, al igual que muchos otros protagonistas de las mitologías griega y romana, la figura de Pomona fue rescatada y aparece en numerosas obras de arte.

Los romanos celebraban su festividad el 1 de Noviembre, ya que en este mes la fruta ya está madura. Posteriormente este festival se fusionó al celta Samhain y aun hoy en dia se celebra "Pomona´s Day" en algunos lugares de las islas británicas, compartiendo tradiciones con el moderno Halloween (surgido de la antigua festividad de Samhain).
Pomona también tomaba parte en la festividad de la Vortumnalia, celebrada el 23 de Agosto en honor a su marido Vertumnus .
También le fue dedicado un bosque sagrado llamado Pomonal, al sur de la XII piedra millar de la via Ostiense.

viernes, 30 de octubre de 2009

LAS DESVENTURAS DE IO


  Io era una princesa argiva y sacerdotisa de Hera, según la versión más extendida hija de Ínaco (Ίναχος, Inakhos, dios fluvial que personificaba al rio del mismo nombre, considerado uno de los oceánides ) y de la hermana de éste, la ninfa Melia (las melias eran ninfas de los fresnos), aunque otras versiones la hacen hija de Yaso o Iaso, rey de Argos.

Ío tuvo la mala fortuna de, como muchas otras mortales, despertar la lujuria de Zeus, lo cual conllevaba también los terribles celos de su divina esposa Hera.
Zeus se le presentaba en sueños incitándola a que le entregara su virginidad en el lago de Lerna: «Oh virgen de Júpiter digna y que feliz con tu lecho, ignoro a quién has de hacer, busca» (Ovidio)
La joven contó estos sueños a su padre, quien fue a consultar al oráculo. Éste le aconsejó que expulsara a Ío de su casa o la desgracia caería sobre su familia y Zeus aniquilaría con su rayo a toda su estirpe.
Ínaco obedeció , pero al poco tiempo, arrepentido, envió a Cirno y posteriormente a Lirco para que la buscasen, sin embargo ninguno de los dos la halló y ambos se instalaron en Caria, temerosos de regresar sin haber cumplido su misión.

Mientras, Ío había sido ya seducida por Zeus en los campos de Lerna, y se había entregado a él.
Pero fueron sorprendidos por Hera y Zeus, para proteger a la muchacha la convirtió en una ternera.
Sin embargo Hera no cayó en la trampa y sospechando de la ternera, encargó a Argos Panoptes, el gigante de cien ojos, que la custodiara. Éste era un efectivo guardían pues solo algunos de sus ojos dormían en cada momento, habiendo siempre más de ellos despiertos.

Zeus encargó entonces a Hermes, el mensajero de los dioses, que rescatase a la joven.
Zeus lo guió transformado en pájaro hasta el árbol donde Argos la tenía atada y allí, transformado en pastor Hermes durmió completamente al monstruo con ayuda de su flauta y después lo mató con una piedra afilada.

Posteriormente Hera inmortalizó los cien ojos de su fiel servidor en la cola del pavo real, uno de sus pájaros favoritos y el cual le estaba consagrado.
Enfadada, envió un tábano para que atormentase a la pobre Ío, aun transformada en vaca. Éste la picaba sin cesar, por lo cual ella salió corriendo sin rumbo fijo.
Así, atravesó las agua del mar Jónico, que recibió de ella su nombre (Ionikos en griego) , recorrió Iliria, Tracia y el Caúcaso, donde se topó con Prometeo, quien le profetizó su destino. Tras pasar por África llegó a Egipto.

Allí finalmente encontró descanso y fue devuelta a su forma humana por las caricias de Zeus. De su unión nació Épafo, a las orillas del Nilo.

Pero Hera aún no había aplacado su ira y envió a los curetes (divinidades que había ayudado a ocultar a Zeus de su padre Crnos tras su nacimiento bailando y haciendo ruído a la entrada de la cueva donde Gea lo tenía escondido para que Cronos no sintiese sus llantos) a raptar al recién nacido, cosa que estos cumplieron, pero que les costó la muerte a manos del propio Zeus.

Ío partió entonces en una larga peregrinación en busca de su hijo, a quien finalmente encontró en Siria, donde lo amamantaba Atarté o Saosis, esposa del rey Melcandro de Biblos.

De regreso a Egipto Ío se desposó con el rey Telégono y de este modo su hijo Épafo llegó a heredar la corona de Egipto
convirtiéndose según la leyenda en fundador de la ciudad de Menfis y ancestro común de los libios, los etíopes, y de gran parte de los reinos griegos.
Ío construyó una estatua de la diosa Démeter, que en Egipto se asociaba con Isis. Fue deificada y con el tiempo se la asoció a la propia Isis, a la Asterté fenicia y a la propia Deméter.
Se le atribuía un gran conocimiento de las hierbas medicinales, incluida la de la inmortalidad, y se la asociaba con la Luna y los atributos de la vaca (los mismos que los de la egipcia Isis y la diosa-vaca Hat-hôr).

El nombre de Ío fue inmortalizado astronómicamente en 1610 como una de las lunas de Júpiter (Zeus).

domingo, 25 de octubre de 2009

LA MAGIA DE LOS COLORES

Los colores nos transmiten energías que nos afectan de diferentes maneras.
En la magia el uso de los diferentes colores ha sido siempre de especial importancia.
Los colores que utilizamos en nuestrios rituales, en las velas, nuestra ropa o nuestros amuletos nos ayudan a canalizar la energía hacia el objetivo deseado.

BLANCO- Es el color de la Pureza, la Inocencia, los Comienzos o Inicios, la Limpieza, la Simplicidad...Posee connotaciones positivas. Se asocia a la Luna Creciente, es el color de la Doncella.

AMARILLO- El amarillo representa la luz del sol, y por tanto la Alegría, la Vivacidad, la Inteligencia, la Espontaneidad.
El amarillo estimula las energías y la actividad mental

NARANJA- Energía, Entusiasmo, Ánimo, Estímulo, Creatividad, Vigor.

DORADO- Realeza, Riqueza, Sabiduría, Longevidad, el Dios Padre.

ROJO- Pasión, Agresividad, Peligro, Ímpetu, Fuerza, Energía, Deseo, Amor, Plenitud, Erotismo, Valor, Coraje, Fuerza de voluntad.
Es también uno de los colores asociados a la triple diosa en su faceta de Madre (Luna Llena)
Mejora el metabolismo, aumenta el ritmo respiratorio y eleva la presión sanguínea.

ROSA- Sensibilidad, Dulzura, Amor, Romance, Amistad. Representa también la femineidad.

MARRÓN- Estabilidad, Equilibrio, Prosperidad. Es el color de la Tierra.

PÚRPURA- Realeza, Nobleza, Espiritualidad, Magia, Misterio, Sabiduría, Creatividad.
Junto con el negro es el color de la Hechicera, uno de los aspectos de la Diosa (Luna Nueva)

AZUL- Tranquilidad, Relajación, Profundidad, Equilibrio, Sabiduría, Salud, Curación.
Retarda el metabolismo y produce un efecto relajante. Supresor del apetito.

VERDE- Es el color de la Madre Naturaleza. Armonía, Fertilidad, Prosperidad, Crecimiento, Exhuberancia, Seguridad, Curación.
Es el color más relajante para el ojo humano.

NEGRO- Poder, Sobriedad, Elegancia, Muerte, Misterio, Dolor, Pena.
Es el color de la Anciana o la Hechicera, junto con el Púrpura, el último de los tres aspectos de la Triple Diosa.

PLATEADO- Intuición, Serenidad, Sabiduría, Realeza. Es el color de la Luna, de la Diosa Madre

Photomanipulation by me ©2007 DarkMoon

sábado, 17 de octubre de 2009

CIBELES Y MAGNA MATER


Cibeles fue en su origen una diosa frigia adorada en Anatolia desde el período neolítico.

Era una Diosa Madre, cuyo culto adoptaron griegos y romanos, asociándola a Gea y Rhea.

Cibeles era la personificación de la fértil tierra, una diosa de las cavernas y las montañas, murallas y fortalezas, de la naturaleza y los animales.



Se la asociaba también a la diosa romana "Magna Mater", divinidad que se cree que hundía sus raíces en el paleolítico.

Cuenta la leyenda que Cibeles se enamoró perdidamente de un joven de gran hermosura llamado Atis, a quien nombró sacerdote de su templo en Pesinunte, Frigia (Anatolia).
En su condición de sacerdote, Atis estaba obligado a llevar una vida de castidad. Pero en una ocasión rompió su voto al enamorarse de la ninfa Sagaritis, con quien pretendía casarse.
Cibeles, llena de furia y celos, lo hizo enloquecer, hasta tal punto que Atis se castró a sí mismo, lo que le llevó a la muerte.
En torno a esta leyenda se originó una ceremonia religiosa en la que los sacerdotes de Cibeles ("galli"), quienes eran eunucos por deseo propio, ejecutavan unas danzas rituales en las cuales actuaban como si estuvieran posesos o enloquecidos, gritando, gimiendo, batiendo el tambor y entrechocando lanzas con escudos.
Dada la asociación entre Cibeles y Rhea también tendría sentido asociar estas danzas con los "curetes" que habían protegido a Zeus cuando todavía era un bebé (un grupo de hombres que bailaban y hacían ruido delante de la cueva donde éste estaba oculto, para que Cronos, su padre, no oyese los llantos del niño).

Cibeles gozó de un papel más preponderante entre los romanos que entre los griegos.
A instancias de los "Libros Sibilinos", libros oraculares de Roma, se llevó la estatua de Cibeles desde Pesinunte a Roma (204-205 a.C). Sobre su llegada se fraguó toda una leyenda; según parece, el barco que transportaba la estatua quedó varado en el fango del lecho del Tíber, y no había manera alguna de ponerlo de nuevo a flote.
Al mismo tiempo, en Roma, una vestal llamada Claudia se defendía contra la acusación de haber roto su voto de castidad y como prueba de su inocencia retó a los que la acusaban diciéndoles que si todavía era virgen, Cibeles le permitiría liberar el barco.
Claudia colocó su ceñidor en la proa del barco, que finalmente logró desencallar del fango.

A Cibeles solía representársela como a una imponente figura femenina con una corona en la cabeza, montada en un carro tirado por leones, los cuales, según la leyenda no eran otros que
Hipomedes(Melanión, en otras versiones) y Atalanta, pareja mitológica que compitió en nua carrera a pie, ya que Hipómenes, quien quería conseguir la mano de Atalanta, no cesaba de acosarla, y ella había dicho que solo se casaría con aquel que la venciese en una carrera. El astuto Hipómenes, inspirado por Afrodita, la diosa del amor, hizo caer al suelo unas manzanas de oro que atrajeron la atención de Atalanta y la distrajeron de la carrera, la cual perdió. El mito concluye con la unión impía de los amantes dentro de un templo de Zeus, quien, irritado, los convirtió en leones. Más tarde Cibeles, compadecida, los habría uncido a su carro.

La leyenda de Magana Mater es muy similar y probablemente la de Cibeles fuera una adaptación de ésta:
La Magna Mater, la fuente de vida, se enfureció contra su amante Attis (el dios de la vegetación), porque le había sido infiel. Presa de un ataque de celos, Magna Mater mató y castró a su amante, enterrándole a continuación bajo un pino. Tras llorar su muerte le devolvió la vida. Las estaciones reproducen esta historia: la vegetación se marchita en otoño, muere en invierno y revive en primavera, momento en el que tienen lugar las grandes ceremonias en honor de la Magna Mater.

Durante estas celebraciones se baila, se canta y se interpreta música. Los aspirantes al clero se castraban a sí mismos utilizando piedras, reproduciendo así el destino de Atis y ofreciendo su fertilidad a la Gran Madre. A continuación se excavaba un foso al que descendían los iniciados vestidos con togas blancas. Se colgaba sobre ellos un toro vivo y se procedía a su sacrificio. Los iniciados, cubiertos con la sangre del toro, se arrastraban fuera del foso habiendo ya "renacido" en el culto de la Magna Mater.
El culto hacia la Magna Mater llegó a occidente en torno al año 600 adC, procedente de Asia Menor.